¡Bienvenid@s de nuevo al blog de CLIP idiomas Málaga!

Este año volvemos con las pilas más cargadas que nunca, dispuestos a enseñarte todo lo que necesitas para ser un experto en inglés. Sabemos que nuestros teachers de nuestra academia os dan mucha caña para que lleguéis a serlo, pero nosotros también queremos poner de nuestra parte. Es por eso que vamos a contaros algunos datos curiosos del inglés… ¡que probablemente no se os van a olvidar!

¿Sabías que existe una lista de palabras que no riman con ninguna otra? Como silver, month, purple… ¡no se te ocurra incluirlas en un poema!

Otra curiosidad (esta nos deja especialmente perplejos) es la existencia de los semordnilaps. No os suena la palabra, ¿verdad? ¿Y palíndromo? ¿Te resulta más familiar?
Si deletreamos semordnilaps al revés, obtenemos palindromes, que utilizamos para designar a palabras que al deletrearlas forman otras diferentes. Lo entenderás mejor con algunos ejemplos:

Si deletreamos diaper al revés, obtenemos repaid.
Lo mismo ocurre con desserts, que nos lleva a stressed.
Evil, deletreada al revés, nos descubre live, dog > god y… así podríamos estar todo el día.

¿Cuántas palabras en español conoces que contengan las vocales en orden? Existen más de 42.000 palabras con las cinco vocales, ¡pero en ninguna de ellas aparecen en orden! Sin embargo, en inglés sí que existen dos palabras con esta peculiaridad: abstemious y facetious.

Hablando de peculiaridades… ¿Sabías que, en inglés, ningún número del 0 al 999 contiene la letra a? Si los tuvieras que escribir, no aparecería hasta el 1000. ¡Pero eso no es todo! La letra b no aparecería hasta que usáramos los billones.

Billones son las veces que habrás visto este símbolo: & (se conoce como ampersand), pero, ¿sabrías decir de dónde procede?
Sí, efectivamente, del latín. En este idioma, la conjunción Y se escribe ET. Los monjes escribían estas letras tan juntas que al final acabaron fusionándose y formando este curioso símbolo.

Así como este símbolo es antiquísimo, te presentamos un caso que es totalmente lo contrario: en inglés no existía ninguna palabra para designar el color naranja hasta hace aproximadamente 450 años. Parece una locura, ¿verdad? Los angloparlantes utilizaban el término “gelouhread” (yellow-red), que como bien sabes, significa “amarillo-rojo”. Sí, los colores a partir de los que obtenemos el naranja. ¡Quién lo iba a pensar!

¿Cómo te quedas con toda esta información? ¿Te has quedado con ganas de más? Espero que sí… ¡porque estamos preparando una segunda parte de lo más interesante! ¿Te la vas a perder? ¡Estate atento, nos vemos pronto!