¿Creías que íbamos a tardar mucho? Sabía que confiabas en nosotros, ¡y no pensábamos decepcionarte! ¡Aquí volvemos con más curiosidades sobre el inglés que te dejarán pasmad@! Prepárate, porque comenzamos:

Hace 455 años nacía Shakespeare, al que probablemente tooooodo el mundo conoce (o debería…).  ¿Cómo te quedas si te cuento que inventó más de 1700 palabras? Muchas de ellas las usan habitualmente los angloparlantes en todo el mundo. ¿Qué habría pasado si Shakespeare no hubiera nacido? ¿Cómo sería el vocabulario de esta lengua hoy en día? ¿Habrá sido el destino?

Shakespeare es conocido mundialmente, sí, igual que el Libro Guinness de los récords. ¿Sabías que el trabalenguas más difícil del mundo está escrito en inglés y figura en este libro? Te lo dejamos aquí, a ver si tú eres capaz de pronunciarlo sin provocarte un esguince de lengua…

‘The sixth sick sheik’s sixth sheep’s sick’

La última que vamos a comentar hoy va sobre… ¡comida! Bueno, en cierto modo. ¿Alguna vez te has preguntado por qué llamas al cerdo pig pero llamas pork a su carne? La historia que hay detrás de esta diferencia es, cuanto menos, interesante.
Volvamos la vista mil años atrás y remontémonos a la Inglaterra del siglo XI. Guillermo II de Normandía invade Inglaterra, ¿qué supone esto para el pueblo? Supone que el único que se comunicaba en inglés era el pueblo llano. Los que tenían poder y dinero hablaban francés. Te preguntarás: ¿qué tiene esto que ver con pig y pork? Aunque no lo creas, tiene que ver: los ricos y poderosos comían la carne. Los menos favorecidos la criaban. La plebe angloparlante observa al animal aún con vida y lo llama con el nombre anglosajón (pigge en aquella época). Los francófonos ricachones ven al cerdo directamente en el plato y utiliza el término francés para designarlo: porc. Esta diferencia se ha mantenido hasta hoy día, ya que el animal se conoce como pig y su carne, pork.

Sin embargo, no es el único caso. Lo mismo ocurre con otros animales, por ejemplo vaca (cow es el animal y beef su carne), ciervo (deer y venison), u oveja (sheep y mutton).

La explicación de estas diferencias en cuanto a términos es la misma para comprender por qué las palabras que provienen del francés pertenecen a un registro más formal y elevado. Te ponemos el ejemplo de commence y begin. Begin se utiliza a diario por los angloparlantes mientras que commence se utiliza en otro tipo de registros. Y todo esto se debe a la invasión de Inglaterra por parte de los franceses, que pasaron a ser clase alta.

¿Te han gustado las curiosidades que has aprendido hoy? ¿Había alguna que ya hubieras escuchado antes?  Seguro que hay muchísimas más que nos dejan con la boca abierta, pero mientras las descubrimos… ¡sigamos aprendiendo inglés!

Nos despedimos con este chiste, ¡nos vemos pronto!

  • What’s a deer with no eyes?
  • No – eye deer!